¿Y dónde está el cliente? El desafío de las marcasen la era de la distracción