CÓMO MÁS TECNOLOGÍA Y COLABORACIÓN PUEDEN AYUDAR AL ECOSISTEMA PROGRAMÁTICO