Cómo más tecnología y colaboración puede ayudar al ecosistema programático